La historia que se escrita en los libros esta plasmada en tinta , la historia , viva y contemporánea , esta escrita con sangre.

George RR Martin- A Feast For Crows (via extasisfilosofico)

(vía groundcloudsmayraprz)

-¡Qué lejos estamos!-, suspiró.
–¿De qué?
- De nosotros mismos.

Gabriel García Márquez (via make-a-wish-infinity)

(vía amarlaesunsuicidio)

El hombre enamorado no se aleja.
Las mujeres saben alejarse a pesar de estar enamoradas.
No sé quién es más tonto.

Oliverio Girondo. (via zlur)

(vía nintendocore)

Realmente pienso, que las chicas que leen son mucho mejores en la cama.

Ramón Rodríguez.

Es cierto, miré atrás un día. Y después de ver como sucedió todo, solo entendí una cosa: que a partir de lo ocurrido, ya nada volvió a ser igual para mí.

Confesiones de un Corazón Roto; Una Escritora Amateur (via una-escritora-amateur)

(vía ecos-oniricos)

Se requieren educadores que estén a su vez educados, espíritus superiores, aristocráticos, que estén a la altura requerida en todo momento y que den prueba de ello cuando hablen y cuando guarden silencio, individuos cultos en un sentido maduro y dulce, y no esos brutos instruidos que ofrecen hoy a la juventud los institutos y la universidad, como si fueran “nodrizas superiores”.

Friedrich Nietzsche en El crepúsculo de los ídolos o Cómo se filosofa a martillazos. (via kernel)

Me arranco las visiones y me arranco los ojos cada día que pasa.
No quiero ver ¡no puedo! ver morir a los hombres cada día.
Prefiero ser de piedra, estar oscuro,
a soportar el asco de ablandarme por dentro y sonreír
a diestra y a siniestra con tal de prosperar en mi negocio.
No tengo otro negocio que estar aquí diciendo la verdad
en mitad de la calle y hacia todos los vientos:
la verdad de estar vivo, únicamente vivo,
con los pies en la tierra y el esqueleto libre en este mundo.

 Gonzalo Rojas / Contra la muerte / Los cobardes (fragmento)

(Fuente: extremosdelacordura, vía invernalmarie)

De pronto tuvo la clara sensación de que no podría sobrevivir a la muerte de ella. Se acostaría a su lado y querría morir con ella. Conmovido por esa imagen hundió en ese momento la cara en la almohada junto a la cabeza de ella y permaneció así durante mucho tiempo.

Milan Kundera en La insoportable levedad del ser. (via kernel)

Los dioses se van porque su tiempo se ha acabado; pero regresa otro tiempo y con él otros dioses, otra era.

Octavio Paz en  “El laberinto de la soledad.” (via kernel)